El traje serrano de fiesta se compone de falda de paño rojo o verde, adornada con franjas de terciopelo negro en las que se intercalan diversos adornos de pasamanería; chambra negra bordada, con puntilla blanca en el bode del cuello y puños; largo delantal negro, ricamente bordado con azabaches; mantón de merino; medias blancas – a veces también negras-; zapato negro abrochado con lazo del mismo color; sobre la cabeza, manteleta de paño negra con encaje o terciopelo.



Las mujeres de la montaña visten con una chambra negra bordada con puntilla blanca en los bordes del cuello y las mangas; la falda roja o verde, orlada con franjas de terciopelo negro; un delantal bordado, también de color negro y un mantón de merino; lazo de colores en el pelo; medias blancas y zapatillas negras.



 

Los serranos, por su parte, llevan camisa blanca y faja de colores verde o rojo; pantalón de pana a media pierna; chaleco de terciopelo o damasco en colores, con chaqueta negra encima; pañuelo de colores y, en ocasiones, un sombrero de fieltro; normalmente se calzaban alpargatas blancas con cintas negras como en otras muchas zonas rurales de la Península y en invierno, zapato negro o bota del mismo color. Como variante de la chaqueta se usaba una blusa negra o una capa larga de paño negro o pardo, decorada con labores de pasamanería, con vuelta de terciopelo rojo o verde; es una prenda larga de amplios pliegues.


 

Los serranos llevan camisa blanca y faja de colores verde o rojo, pantalón de pana a media pierna, chaleco de terciopelo o damasco en colores, pañuelo de colores al cuello; las alpargatas son blancas y van sujetas con cintas de color negro, anudadas sobre medias blancas de algodón.



 

Además de los elementos más utilizados en toda La Rioja como son medias de algodón, alpargatas de esparto con cintas blancas, camisa blanca de hilo o algodón y cintas en el antebrazo cruzadas en el pecho ( a las que el danzante de Almarza añade dos cintas atadas en las muñecas), el traje de Almarza aporta pantalón blanco de loneta por debajo de la faldilla de batista blanca, hasta media pierna, con pasacintas de bolillo y cinta de raso; faja azul de lana; corbata negra y pañuelo de seda en la cabeza, anudado en el lateral izquierdo, donde se colocan unas flores silvestres.



 

Traje de variado colorido, realizado con tela de cretona estampada. Está compuesto por pantalón hasta la rodilla, acabado en picos de los que cuelgan cascabeles; chaqueta también con picos y cascabeles a la altura de la cintura, así como dos botones forrados y una greca en las mangas con tres cascabeles pequeños: sobre la cabeza, luce un casquete con picos y cascabeles. Finalmente, medias de lana roja; alpargatas de esparto con cinta negra, entrelazadas por encima de las medias; camisa blanca de hilo o algodón y lazo de raso negro al cuelo completan este lucido vestuario.



 

La ropa de los danzadores consta de pantalón de calle oscuro; camisa blanca; alpargatas de color oscuro o zapatos; pañuelo anudado a la frente; otro pañuelo de grandes dimensiones sujeto al cuello con el pico por la espalda mientras que las puntas delanteras quedan abiertas a modo de grandes solapas y sujetas a la camisa mediante broches; otro pañuelo de iguales características anudado a la cintura y, por último, cintas de colores en brazos y muñecas.


 

Con la incorporación de la mujer a la danza a mediados de este siglo se hace necesario dotarla de una indumentaria cómoda para danzar. El grupo de danzas de Ezcaray luce un conjunto que combina los colores rojo y blanco, propios de la zona norte de España; así, viste camisa y enaguas blancas, complementadas con pañuelo al cuello, faja y lazo del pelo en color rojo. Las zapatillas son blancas con cintas rojas.




 

Las mujeres vestían chaquetas de buriel negro con pasamanería en cuello y muñecas, llamada “sayo”, largas sayas de paño con amplio vuelo y lentejuelas formando adornos muy variados, calcetas y abarcas de cuero en los pies que sujetaban mediante multitud de vueltas de cuerda formando un dibujo ascendente llamado “calzadera”.



 

El hombre de Ezcaray lleva pantalón y chaquetilla marrones de paño, calzón blanco largo, faja negra ancha, camisa blanca de hilo, gorro de piel de oveja, abarcas de cuero sujetas mediante correas y medias de algodón.



 

El hombre de Grávalos viste camisa de algodón a cuadros, chaleco de borreguillo, faja negra de lana en la cintura, pantalón de pana de distintos colores, medias de lana, y encima, polainas de cuero y albarcas. Como complemento lleva un zurrón cruzado por pecho y espalda.



 

La mujer en Laguna lleva un jubón negro adornado con puntilla en el cuello y puños; falda verde con cintas de terciopelo negro; mantón de flores; claveles en la sien y una serie de elementos que se repiten en otros trajes como son: medias blancas, alpargatas blancas con cintas rojas y el pelo recogido con un moño. En sus manos, porta un par de palos rodeados con cintas rojas que se emplean para danzar los troqueados.



 

Los danzadores vestían pantalón blanco largo, camisa blanca, alpargatas blancas con cintas rojas, faja roja, dos bandas de tela cruzadas por pecho y espalda (rosa y azul, una por cada hombro), un vistoso pañuelo de colores anudado a la frente con dos rosas o claveles sobre la sien derecha.



 

El cache de Luezas viste con camisa blanca de hilo o algodón sobre la que lleva un chaleco de pana brocada o estampada de color verde, pantalón también en blanco, alpargatas de esparto blancas con cintas rojas sobre calcetines de lana blancos. En los brazos lleva atadas dos cintas finas de raso de color rojo, lleva dos pañuelos, uno de distintos colores sobre los hombros, y el otro de un solo color atado en la cabeza con las puntas colgando. Cómo complementos, lleva un zurrón de piel cruzado por pecho y espalda y en la mano porta un zurronero compuesto por un palo y tres bolas forradas de esterillas y terminado en unas cintas de raso de colores.



 

El danzador de Luezas, lleva camisa blanca de hilo o algodón, pantalón largo de lo mismo, en los brazos lleva dos cintas de raso pequeñas de color rojo, una en cada brazo, y cruzadas por pecho y espalda, lleva otras dos pero más anchas y una de color rojo y la otra azul, lleva dos pañuelos de diversos colores, uno sobre los hombros, y el otro atado en la cabeza con las puntas colgando. El danzador de Luezas va calzado con alpargatas de esparto blancas con cintas rojas sobre unos calcetines de lana blancos.



 

La danzadora de Luezas, viste con camisa blanca de hilo o algodón, falda de percal negro estampado con flores blancas y pañuelo a los hombros de lo mismo, debajo de la falda lleva enagua blanca y pololos del mismo color, medias de lana blanca, alpargatas de esparto blancas con cintas negras, atadas en los brazos dos cintas finas de raso de color rojo, una en cada brazo y en la cintura un corpiño negro, el pelo lleva recogido en un moño sujeto con un lazo. Para danzar los troqueados, los danzadores de Luezas utilizan dos palos.



 

Como en muchas otras localidades riojanas, los danzadores de Lugar del Río lucen pantalón blanco largo; camisa blanca; sobre ella, mantón de Manila abrochado en el pecho con las puntas colgando; zapatillas de esparto con cintas rojas y faja roja. En las manos portan castañuelas adornadas con lazos de colores.



 

Gracias a una vecina de Mansilla que nos proporcionó fotografías muy antiguas, algunas incluso del siglo pasado, hemos logrado confeccionar el traje intentando que sea idéntico al original. Se compone de falda roja con greca serigrafiada en terciopelo negro (36 cm. de ancho); blusa de raso negro con mucho adorno de pedrería, con polisón en la parte trasera; enagua y pololos blancos; medias de lana tejidas en el pueblo con greca bordada, igual que las zapatillas; pañuelo de cachemir atado atrás en la cabeza aunque también lo llevaban atado al cuello algunas veces; delantal a juego con la blusa y atado por debajo de ésta. Algunas veces, con mantón de merino por las inclemencias del tiempo.


 

Una variante del traje de Mansilla es el que se compone de falda de paño de color amarillo ribeteada con trencilla negra en el bajo, blusa de raso negro con mucho adorno  de pedrería, con polisón en la parte trasera, enagua y pololos blancos, medias de lana negra con greca bordada, igual que en las zapatillas, pañuelo de cachemir atado atrás en la cabeza, delantal a juego con la blusa y atado por debajo de ésta.



 

Los danzadores visten pantalón largo blanco, camisa del mismo color, alpargatas blancas con cintas rojas, pañuelo de colores con flecos anudado por pecho y espalda, unas cuantas cintas de colores sujeta en cada brazo. El cachiberrio viste igual que sus compañeros y lleva en la mano un pequeño bastón del que cuelga una cola de caballo.



 

Traje de variado colorido, realizado con tela de cretona estampada. Está compuesto por pantalón hasta la rodilla, acabado en picos de los que cuelgan cascabeles; chaqueta también con picos y cascabeles a la altura de la cintura, así como dos botones forrados y una greca en las mangas con tres cascabeles pequeños: sobre la cabeza, luce un casquete con picos y cascabeles. Finalmente, medias de lana roja; alpargatas de esparto con cinta negra, entrelazadas por encima de las medias: camisa blanca de hilo o algodón y lazo de raso negro al cuello completan este lucido vestuario.



 

El danzador de Muro, lleva camisa de hilo o algodón en color blanco, del mismo color, lleva dos pantalones, en el cuello lleva un lazo de raso negro de forma de lazada, este traje lleva una variedad de cintas de raso colocadas sobre distintas partes del torso, lleva dos, de color azul, cruzadas por pecho y espalda, lleva otras dos, de color amarillo, cruzadas también pero a la altura de la cintura, lleva otras dos, de color rojo, encima de los hombros, lleva otra, en color rojo en la cintura, a modo de cinturón, y por último lleva dos, una en cada brazo, más finas que las anteriores. El danzador de Muro lleva alpargatas blancas con cintas riojas sobre unos calcetines blancos, y en la cabeza un pañuelo de colores del que cuelgan las puntas. Para danzar los troquelados, que antiguamente eran de acebo o boj, éste utiliza dos palos.



 

Al cache de Nieva se le llama zurramoscas y su indumentaria consta de pantalón blanco largo, camisa también blanca, faja roja, alpargatas blancas con cintas rojas, dos bandas de tela en tejido a cuadros tipo escocés cruzadas por pecho y espalda, cintas rojas colgando de cada brazo, corbata y pañuelo de cualquier color anudado a la frente con seis claveles. Para danzar utiliza una rurriaga o bastón corto del que penden unas tiras de cuero.



 

La indumentaria de los danzadores consta de pantalón blanco largo sujeto con tirantes; camisa blanca; enagua del mismo color hasta media pierna; saya muy almidonada adornada con dos franjas de puntilla, dispuesta sobre la anterior enagua; dos bandas de tela de unos 12 cms. De anchura cruzadas por pecho y espalda, una sobre cada hombro; cintas de colores colgando de cada brazo; corbata; pañuelo anudado a la frente, de cualquier color y con el nudo hacia fuera. A él van sujetos seis claveles, tres sobre cada sien. Por último, alpargatas blancas con cintas rojas.

Los cuatro danzadores de las esquinas llevan la saya, bandas de tela, cintas, corbata y cintas de las castañuelas de color azul pálido mientras que los del centro llevan todos estos elementos de color rosa.



 

El cachimbao solía vestir camisa blanca y pantalones “de balón” al estilo de los utilizados en el siglo XVI, altas medias, roja una y la otra verde, alpargatas como los danzadores, coderas, pañuelo al cuello y mantón de flores sobre los hombres. En la mano un palo corto del que cuelga una cola de caballo y varias cintas de colores. Sin embargo, en la actualidad la indumentaria de cachimbao apenas se diferencia de la de sus compañeros.



 

El danzador de Pradillo utiliza camisa blanca de hilo o algodón, falda blanca de lo mismo hasta debajo de la rodilla y rematada con una puntilla blanca debajo de la cuál lleva un pantalón, también en blanco. Lleva dos cintas de raso cruzadas por pecho y espalda, otras dos cintas más pequeñas en los brazos, una en cada uno, en la cintura lleva una faja de lana roja. Lleva dos pañuelos, uno de colores a los hombros y otro blanco en la cabeza que sujeta dos flores a un lado de la cabeza y al otro cuelgan los picos del pañuelo. El danzador de Pradillo, lleva alpargatas de esparto blancas con cintas rojas encima de unos calcetines blancos.



 

En la parte superior, el cache de San Millán lleva blusón de algodón en blanco rematado con encaje de bolillo en el bajo, cuello y mangas; sobre los hombros, pañuelo de cachemir. De la misma tela es el pantalón que va hasta media pierna y también con encaje de bolillos en su zona inferior; además, presenta alpargatas de esparto con cintas rojas; medias blancas de algodón y gorra o boina de fieltro al igual que el danzante.


 

El danzante de San Millán usa faldilla blanca con encaje de bolillos hasta encima de la rodilla para que se pueda ver el pololo que, a su vez, es de la misma tela y lleva pasacinta de diversos colores; en la parte superior, luce camisa blanca y tres cintas de seda: una desde el hombro izquierdo al lado derecho de la cintura; otra alrededor de la cintura y la tercera, algo más estrecha, en el brazo. Alpargatas de esparto, medias blancas de algodón y boina de fieltro blanco componen este vistoso traje.


 

Los danzadores visten pantalón blanco largo; camisa blanca; alpargatas blancas con cintas rojas; sayüela de colores; faja roja que sujeta la faldilla; mantón de Manila sobre los hombros anudado por el pecho mientras que el pico queda colgando sobre la espalda; pañuelo anudado en la frente y coderas con cintas de colores colgando, una en cada brazo.



 

La mujer de San Vicente de la Sonsierra viste con camisa blanca de hilo o algodón, encima de ella leva un chaleco negro atado adelante con un cordón también negro, encima lleva un mantón de Manila blanco bordado que va sujeto por una argolla y tres broches. Como la mayoría de las mujeres de La Rioja, lleva medias, pololos y enagua en color blanco, por encima lleva falda de paño rojo con tres cintas finas de raso negro, también lleva delantal negro. Lleva zapatillas blancas de esparto con cintas rojas. El pelo lo lleva recogido en un moño y rematado con un lazo negro.


 

En la actualidad todos usan la misma indumentaria a base de pantalón blanco largo pero que, hasta hace pocos años solía ser oscuro, camisa blanca, alpargatas blancas con cintas rojas y mantón de Manila sobre los hombros. El cachiburrio lleva, además, un palo de unos 50 cm. de largo del que cuelgan por un extremo unas cintas de colores y una cola de caballo.


 

El cachiburrio viste pantalón y chaqueta muy anchos y holgados de franjas longitudinales rojas y doradas, con cascabeles en el cuello y en las perneras del pantalón, un alto gorro que se encorva hacia delante, alpargatas blancas con cintas rojas y un palo en la mano al que va sujeto una cola de caballo, aunque años atrás se confeccionaba con tiras de cuero.



 

Los danzadores visten pantalón blanco, camisa del mismo color, alpargatas blancas con cintas rojas, pañuelo anudado a la frente, un gran pañuelo o mantón de muchos colores anudado al cuello con el pico sobre la espalda, dos bandas cruzadas por pecho y espalda que se sujetan a la faja roja, colgando las puntas por los costados hasta las rodillas. A principios de este siglo todavía utilizaban una faldilla blanca muy almidonada y rematada en puntilla.



 

El personaje luce camisa blanca con dos mantones de merino sobre los hombros, cruzados en pecho y espalda; pantalón bombacho, hasta debajo de la rodilla, de algodón a listas rojas y verdes; faja de lana roja sobre el bombacho, colgando en el lado izquierdo; por último, medias, zapatillas y pañuelo en la frente igual que el danzador.



 

Traje sacado de una fotografía antigua que guardaba uno de los danzadores que bailó por última vez hace unos 42 años. Está compuesto por camisa blanca con cintas de raso sobre los codos y otra más ancha de derecha a izquierda que se ata en la cintura; fajín de elástico rojo sobre la cintura; falda de hilo en blanco con encaje de bolillos y escarapelas de colores salpicadas alrededor de la falda; enagua y pololos de la misma tela; medias de algodón; alpargatas de esparto con cintas rojas y dos pañuelos de cachemir: uno sobre los hombros anudado en el cuello y otro alrededor de la frente.

 

El cachiberrio de Santa Coloma emplea un traje de muchos colores y estampados compuesto por una chaqueta y pantalón largo, ambos muy holgados, alpargatas como los danzadores y el bastón de mando, es decir, un rabo de buey sujeto al extremo de un corto bastón. Este artefacto fue suplido algunos años por el plumero de la iglesia.


 

Los danzadores han venido usando, hasta el momento de la inclusión de las chicas, una indumentaria formada por pantalón largo oscuro, camisa blanca, alpargatas blancas con cintas rojas, una cinta anudada en cada brazo, un gran pañuelo atado a la cintura y otro más pequeño a la cabeza.


 

La indumentaria de los danzadores es muy sobrecargada: calzón blanco hasta la rodilla con botones para sujetarlo; camisa blanca con pechera almidonada y sujeta con broches; medias blancas caladas; alpargatas blancas con cintas rojas; sayüela blanca muy almidonada y adornada con bandas horizontales de diferentes colores y rosetas cosidas, es decir, flores de tela; dos bandas de tela ancha cruzadas por pecho y espalda, una por cada hombro y sujetas a la faja con sendas lazadas; faja roja que sujeta la saya y las bandas de tela; pañuelo de colores anudado a la cabeza con las puntas recogidas; mantón de Manila al cuello con el pico por la espalda; las dos puntas delanteras van unidas mediante un anillo a la altura del pecho y las esquinas sujetas a la faja; cintas rojas en las rodillas y en los brazos.



 

El cachibirrio viste camisa, calzón largo y alpargatas como los danzadores, chaqueta oscura, mantón de Manila cruzado al pecho, zurrón de piel, sombrero adornado con cintas y en la mano un bastón confeccionado con paja de centeno y forrado con piel de oveja. Unas grandes barbas postizas completaban la imagen del maestro de danzas. Con este palo a modo de porra apartaba a la gente durante la danza. Solía llevar unas peras y ciruelas en el zurrón y las colocaba en el suelo. Cuando los niños se acercaban a recogerlas les sacudí espantándolos rápidamente.



 

Antiguamente en Ventrosa no danzaban las mujeres pero, en los últimos años, se han visto obligadas a hacerlo debido a la escasez de danzadores; esta circunstancia dio lugar a que se adoptara una indumentaria similar a la del resto de La Rioja, formada por falda roja con cintas negras, jubón negro sobre el que pende un mantón del mismo color, medias blancas y zapatillas de esparto negras con cintas rojas.


 

Traje compuesto por tres piezas en blanco: pantalón largo de loneta, camisa de hilo o algodón y chaleco. Sobre  el chaleco, cruza una cinta ancha de raso o seda en color rojo o azul. Resulta característico del traje tanto el mantón de merino situado alrededor de la cintura con el pico en la parte delantera y pañuelo pequeño de puntillas, como el sombrero de fieltro negro con cinta de pasamanería alrededor. Finalmente, observamos alpargatas de esparto y medias o calcetines de algodón.

 

Nueva variante del traje de danzador de Ventrosa, en este caso con chaleco adornado con escarapelas salteadas que le dan una mayor vistosidad.



 

Vistoso traje encontrado en un baúl de Gallinero; el original lleva grabada la fecha de 1870. Está compuesto por camisa blanca: albarcas y medias de lana gorda; casaca, pantalón y cucurucho en tela de hilo rústico que se realizaba con telares de 60 centímetros y paño rojo. Resaltan los adornos de estas tres piezas; realizados con filigranas de cordón de algodón y, nada más y nada menos, que 750 botones de diferentes formas y tamaños.



 

La mujer de Medrano, lleva una camisa blanca de hilo o algodón, falda, también blanca, en la que lleva clavada dos pequeñas cintas, por encima de ésta, lleva un delantal de color rojo con puntillas blancas. En los brazos lleva unas cintas de raso, dos en cada brazo. Cruzados por pecho y espalda lleva dos pañuelos, uno de color naranja y el otro de color verde con flecos blancos, y en el cuello lleva otro pero de color rojo. La danzadora de Medrano, lleva medias finas blancas o color carne y alpargatas blancas con suela de esparto y con cintas rojas.

 

El danzador chico de Medrano, lleva una camisa de hilo o algodón, en la que en cada uno de los brazos lleva una cinta de raso de diversos colores, un pantalón de loneta largo, con dos cintas en una pierna y una faldilla, que le llega hasta por encima de las rodillas y rematada con una puntilla, todo en color blanco. Alpargatas blancas con suela de esparto con cintas rojas sobre unos calcetines blancos. Sobre los hombros, lleva cruzados dos pañuelos, uno de color naranja y el otro de color verde, ambos con flecos blancos, pañuelo de colores a la cabeza del que cuelgan las puntas, y en el cuello lleva otro pañuelo, de color rojo, al igual que la faja de lana que lleva en la cintura.



 

El danzador de Montemediano, viste con camisa blanca de hilo o algodón, por encima cruzan dos cintas de raso, una roja y otra azul, dos cintas o brazaletes, también de raso rojo o azul, una en cada brazo, en el cuello lleva un pañuelo. Lleva también un faldón blanco sobre el que va otro faldón del mismo color pero con puntillas, debajo de los faldones, lleva pantalón milrayas. Utiliza alpargatas blancas de cáñamo con cintas rojas. En la cabeza lleva cuatro claveles, dos blancos y dos rojos, uno de cada color a cada lado de la cabeza sujetos por un pañuelo.



 

El danzador de Nestares viste camisa blanca de hilo o algodón sobre la que cruzan dos cintas de raso de colores, dos cintas, también de raso, una en cada brazo, en el cuello lleva un pañuelo de colores. Lleva una  faldilla blanca con puntillas y escarapelas, debajo de la cual lleva un pantalón milrayas y separándolo de la faldilla, lleva un fajín rojo. En la cabeza, lleva un pañuelo blanco atado a un costado con cintas de colores.


Traje en forma de frac, corto en la parte delantera y dos faldones en la parte trasera; pantalón arlequinado a juego con la chaqueta y un gorro en forma de cono; camisa, calcetines y zapatillas en blanco así como de la misma manera que el danzador, pañuelo en la cintura colgando del lado derecho. Para dirigir la danza emplea un palo, sujeto con la mano derecha.



 

En Torremuña, el danzante usa camisa blanca de hilo o algodón con dos cintas de seda o raso –una roja y otra azul- cruzadas en el pecho y otras dos en el antebrazo; sobre un pantalón blanco de loneta, llevan falda de tela blanca con puntillas en la parte inferior y pasacinta en el centro; faja de algodón en azul o rojo, colgando en el lado izquierdo; medias blancas de algodón; alpargatas de esparto con cintas rojas o negras indistintamente y dos pañuelos: alrededor de la cabeza, uno blanco de lanilla atado en la parte trasera y, colgando de la faja en el lado derecho, un pañuelo de merino.




 

El cachiburrio Vilayo, de Villavelayo, viste, como en muchos lugares de La Rioja, camisa de hilo o algodón y pantalón de loneta, ambos en blanco, un pañuelo atado en la cabeza, dos cintas de raso de distintos colores cruzadas por pecho y espaldas, faja de lana roja en la cintura. Lleva alpargatas de esparto blancas bordadas en colores. En las manos porta un palo de unos 95 cm de longitud con dos cintas, una roja y la otra verde, entrelazadas sobre el palo





 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
http://www.airesdelarioja.es.tl