Desde este pequeño rincón queremos recordar a Serafín como esa persona infatigable que siempre iba acompañado con su antigua gaita con la que sacaba dulces melodías.

Aquel profesor de la vida, que siempre tenía una bonita historia que contar, de algún sitio por alguno de los muchos lugares por los que habia pasado haciendo música, él no interpretaba las danzas, las hacía suyas como el sol al día. Con sus anécdotas nos encadilaba a todos, a grandes y pequeños, no importaba el lugar, ni el momento, desde antes de esperar para una actuación, hasta cuando el resto nos estabamos vanagloriando de una estupenda actuación.

Desde que empezó con 7 años, con su padre en Luezas de Cameros, hasta finales de junio en un ensayo en Lardero dando vida a nuestro folclore. Esa tradición que empezó mucho antes que él, con su padre y su abuelo, y que tiene seguro permanecer día a día , nietos Rafa, Ángel, María y Santiago y la última en intercoporarse, su biznieta, con todo su desparpajo.

Un pequeño homenaje a una persona muy grande de la dulzaina riojana.

Y como recordatorio un poco de historia sacada de la web de Albelda

A mediados del siglo XIX, un joven albeldense de dieciocho años dedicado al pastoreo, se vio atraído por la magia de los sonidos de la gaita. Este pidió a su padre que le comprase una, pero su familia de escasos recursos sólo tenía dinero para comprar una manta que lo tapase en las duras jornadas de pastoreo del invierno. El joven muchacho, dejándose llevar por la ilusión decidió prescindir de la manta y a cambio proceder a la compra de una gaita de Bojo de Bujo como dicen en La Rioja.

 

Abundio, que así se llamaba este albeldense, aprendió enseguida a tocar la gaita, sin partituras, sirviéndose tan solo del oído. Pronto empezó a manejar el instrumento con gracia y soltura, lo que le llevó a tocar de fiesta en fiesta por los pueblos de los Cameros. Así nace la saga de "Gaiteros Abeytua". Los Gaiteros de Albelda, como se les conoce actualmente.

 

La tradición ha pasado de generación en generación. Tras Abundio, vino su hijo Urbano, y a éste le sucedieron Andrés y Serafín. En la actualidad, los cuatro nietos de este último, Rafa, Ángel, María y Santiago continúan con la noble tradición que allí por el siglo XIX comenzara su familia.

 

Abundio marcó un estilo musical que heredaron sus descendientes. Mandó a su hijo Urbano a Logroño para aprender solfeo, y este método de enseñanza lo han seguido todos los Abeytua hasta hoy. Otro de los hábitos que esta familia de músicos mantiene es el de aprender a tocar el tambor desde pequeños para ir introduciéndose en el aprendizaje del folklore riojano.

 

Serafín Abeytua es uno de los gaiteros más emblemáticos de La Rioja. Ha actuado en numerosas ciudades y pueblos de España y del mundo representando siempre a su tierra La Rioja. Ha ganado concursos de dulzaineros y ha recibido varios homenajes. Pero de esto último no hace gala, tan sólo presume de haber llevado la alegría a los pueblos pues para él, " LA MÚSICA TE QUITA MUCHAS PENAS, Y TE DA ALEGRÍA Y SATISFACCIÓN ".

 

Todos los nietos de Serafín siguen la tradición de la familia y continúan actuando  por cualquier rincón de España y del extranjero. La tradición felizmente sigue viva.

 

Serafin falleció el dia 19 de Julio del 2008.








 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
http://www.airesdelarioja.es.tl