BERON. Este es el originario traje de los pobladores de La Rioja. Está compuesto, en su mayoría por pieles dispuestas por todo el cuerpo a modo de camisa, falda y chaleco, que se sujeta con un cinturón. En los pies llevaba unas albarcas de cuero y en la cabeza un sombrero. Como complemento, lleva un escudo y una espada o una lanza.



En algunos casos los cachiburrios emplean una vestimenta característica y diferente de la de los danzadores, como en este caso. Es probable que, en el siglo pasado, la mayoría de los cachiburrios vistieran trajes arlequinados, adornados con multitud de cascabeles. Estos trajes se componen generalmente de una amplia chaqueta y un pantalón de ancha factura, normalmente de media caña, que se fabrican combinando tiras de tejido cuyos colores son muy contrastados: rojo y dorado en Sorzano y Villalba: verde y amarillo en Bañares. Además, cubren frecuentemente sus cabezas con altos gorros cónicos forrados con un paño similar al del traje. El calzado más usual son las alpargatas blancas con cintas rojas entrecruzadas.

Existe un elemento prácticamente indispensable en la indumentaria de los cachiburrios. Se trata del bastón corto del que cuelga una cola de caballo, cintas de colores o alguna pieza similar, y que emplean para apartar a la gente cuando estorban a los danzadores o cuando estos deben ser dirigidos en coreografías complicadas.


 

Traje típico de riojano que aparece en el mapa dedicado a D. Práxedes Mateo Sagasta, hacia 1879, en cromo litografía de Fc. Boronat y Satorre, grabado por N. Vierge. En Madrid. El riojano luce sombrero; camisa blanca; chaleco de paño cerrado por delante con manga larga; faja roja; pantalón largo de paño; zapatos; capote pardo de paño con mangas y larga esclavina sin frunce; por último, sombrero redondo.



 

Se le denomina “Palero” al personaje que va detrás de los danzantes cuando van en procesión o va girando alrededor de ellos cuando interpretan las danzas o troqueados. Por lo general, es más joven que el resto de los danzantes y se encarga de llevar los palos, arcos, pañuelos u otros utensilios necesarios para ejecutar la danza, así como de cuando a un danzante se le rompe o se le cae una herramienta de éstas, dársela, lo más rápidamente posible para continuar danzando normalmente. Se puede decir que el “Palero” es el aprendiz de la danza.



 

Esta variante del traje de zurramaquero consta de pantalón bombacho con variado colorido, camisa blanca y, sobre ella, mantón de lana negra cruzado en la cintura y atado atrás, sobre el que se añade un cruzado de ocho cencerros. Los tobillos van tapados con las fajas de tela utilizadas por los pastores y, en los pies, llevan abarcas de piel. La cara va oculta con caretas y pinturas.


 

Consta de pantalón de pana, saya de color blanco, camisa blanca y, sobre ella, chaquetilla de pana negra, mantón de lana negra cruzado en la cintura y atado atrás, cruzado de ocho cencerros, abarcas de piel, calentadores de lana hasta media pierna aunque, antiguamente, tapaban los tobillos con las fajas de tela utilizadas por los pastores. A menudo ocultaban la cara con careta y pinturas, empleando también la piel de la cabeza de una cabra sin despojar de los cuernos.





 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
http://www.airesdelarioja.es.tl